NUESTA HISTORIA

El Honorable Concejo Deliberante en nuestro departamento nació a los pocos días de la creación de Rivadavia: el 5 de junio de 1884. Practicadas las elecciones de esa fecha, resultaron electos Bernardino Vicuña Prado, Belisario Gil, Presbítero Pedro Pascual Olguín y Ricardo Galigniana. Los suplentes fueron Juan A. Dufau y José María Lobos.

En ese entonces el Concejo se denominaba Honorable Corporación. La primera sesión de la Honorable Corporación se llevó a cabo en la casa del subdelegado municipal don Guillermo Abraham Cano (edificio ubicado sobre calle San Isidro, donde hoy se encuentra Mueblería la Luciana).

Los concejales eran llamados “municipales” desde 1884 hasta 1910. Desde 1910 en adelante, la honorable corporación pasa a denominarse honorable concejo deliberante, y los “municipales” comienzan a llamarse “concejales”.

“Honorable” apunta a que las resoluciones a las que el Concejo (cuerpo de ediles), “Deliberante”  (que delibera para llegar a un consenso), deben ser acatadas y respetadas por los ciudadanos del departamento. En este caso, las “resoluciones” son las ordenanzas.

Ediliciamente el Honorable Concejo Deliberante funcionó a partir del año 1884 en la casa de Cano (frente a la Escuela Bernardino Rivadavia. Hasta 1924 en un viejo edificio que se ubicaba dónde está el ex Mercado Municipal (San Isidro y San Martín) que todavía no era una calle abierta. Desde 1924 hasta 1984 en la vieja municipalidad ubicada en calle Lavalle y Aristóbulo del Valle. Desde el 18 de abril de 1984 hasta la fecha en el actual edificio municipal.

Texto de la profesora Florinda Seoane

Antiguo edificio de la Municipalidad de Rivadavia y el Honorable Concejo Deliberante. Fuente: Museo Virtual "Rivadavia Histórica" de Luis y Enrique Pizzuto